$96.000

$50.000

Descripción

Desde las antiguas épocas donde las brujas aprendieron a regirse por las estaciones, la canasta solar ha sido uno de los elementos más utilizados en las operaciones mágicas. 

En la antigüedad las brujas descubrieron que los rayos solares se podían atrapar a través de los perfumes y el cofre solar, algo que también fue usado en la cultura egipcia.

El poder del sol atrapado en el cofre es la luz que desplaza las tinieblas y por ende los seres de la oscuridad, toda bruja o mago, debe siempre en cada día al iniciar sus operaciones mágicas o cualquier persona que requiera de la protección, debe aprender a crear una barrera contra los habitantes de la noche.

¿Para qué sirve?

El universo es dual, existe la división entre luz y oscuridad, bueno, malo, atraer, alejar, iluminar u oscurecer, etc.

La energía que cubre a cada persona, aura, periespíritu, campo magnético, aureola, etc., es altamente vulnerable a la irradiación de energías alteradas que la infestan, cambiando su vibración.

Nadie está exento ser influenciado, envidias, celos, discordias, mal de ojo, brujerías, maldiciones, la furia de un disgusto puede romper el campo de protección, permitiendo que las demás energías de alteración ingresen dañando la vida.

 Desde la antigüedad, reyes, emperadores, «como los egipcios» navieros, cargaban siempre el collar con el cofre solar, las reinas, princesas, «hoy grandes ejecutivas» usan prendedores o collares solares de protección. 

Junto con las arenas de purificación y el aceite del poder del ciervo que completan este poderoso ritual.